25 ago. 2008

DESTINO TURISTICO

La ciudad tiene una honorable fama de tranquilidad. Es apacible y permite disfrutarla con sus panoramas excepcionales del Río Uruguay. Es un entorno muy cuidado y controlado con un río espectacular, con sus playas certificadas,


La magnificencia del río Uruguay no se ha perdido, y al contrario de los pájaros de mal agüero, el paisaje natural de Fray Bentos en lo alto de sus milenarias barrancas, continúa atrayendo a cientos de turistas. Ahora, más que antes, con la nueva imagen de turismo cultural que Fray Bentos ha impulsado, de la mano de sus importantes recursos del patrimonio industrial.






La ciudad de Fray Bentos, donde la Liebig Company hizo famoso el nombre de la ciudad en sus archiconocidos productos, continúa siendo la agradable zona plena de naturaleza y candor.
Los atractivos culturales, se suman a los naturales y sin duda que un paseo de fin de semana tiene numerosos motivos como para disfrutar.







VISITE FRAY BENTOS
Encuentre en su hotelería y gastronomía un interesante respuesta a sus exigencias.
Reserve ya su pasaje individual o en grupos.
En el sitio de GESTION PLUS, podrá encontrar los paquetes y propuestas que sin duda le convencerán para allegarse a este rincón del Río Uruguay.

CONOZCA Y VISITE el Museo de la Revolución Industrial, visite la planta de BOTNIA, regodéese en el Museo Luis Solari, sáquese la consabida foto en el Kiosco de la Reina Victoria, baje pausadamente los escalones del famoso teatro de verano mientras su vista se pierde en la inmensidad de las aguas del río Uruguay y desde la cima de las barrancas de 30 millones de años de antigüedad, no deje de presenciar las más espectaculares puestas de sol del Uruguay!






VISITAS A PLANTA UPM



Un atractivo sin precedentes se agrega a los interesantes de que dispone la ciudad de Fray Bentos y su zona: las visitas al interior de la planta de la mega planta de UPM.

Ahora es posible ingresar a conocer algunos aspectos de la fábrica, abordando de cerca la tecnología de punta que ha sido utilizada en esta planta modelo y conociendo sobre su producción.


Los paseos hay que coordinarlos hablando directamente por teléfono a al CALL CENTER DE UPM (45620224) y ajustanto los horarios. En principio, las visitas son realizadas los días sábados en tres turnos diferentes.

Esta interesante propuesta, aumentará seguramente lo ya interesante que tiene la CIUDAD DE FRAY BENTOS para ver y conocer. Los planes de fines de semana ahora tienen atractivas propuestas que mezclan paseos y buen hotel.

No dude en consultar a través del sitio www.gestion-plus.com






20 mar. 2008

EL MUSEO "LUIS A. SOLARI"

DON LUIS A. SOLARI

El Museo donde se conserva parte de la producción artística retrospectiva de este artista fraybentino, se encuentra ubicado en el centro de la ciudad, frente a Plaza Constitución, albergado en una verdadera joya arquitectónica orgullo de la ciudad: la ex Sociedad cosmopolita de socorros Mutuos, cuya historia se encuentra escrita mas abajo.

En coordinación con la familia de Solari, acá se expone un verdadero tesoro del pasar artístico, con diferentes etapas de su crecimiento como artista y como grabador, pudiendo observarse y escuchar los comentarios de las guías respecto al proceso del artista y su obra, profundamente enrraizada en las costumbre de su propio pueblo: Fray Bentos.








La vida social de Villa Independencia (como se llamó Fray Bentos en su nacimiento), giró en torno a la gente procedente de diversos lugares del mundo, que venían atraidos por la bonanza del trabajo ofrecido por el famoso Saladero Liebig y numerosas naciones sudamericanas y europeas.

Pronto, la sociedad local reaccionó ante esta comunidad creciente de diferentes raigambres. Los principales núcleos de inmigrantes como los españoles y los italianos, se reunieron pronto en entidades que permitieran la defensa y la conservación de los antecedentes culturales. Pero también aquellos no procedentes de países de los tradicionales inmigrantes, se reunieron.

Así fue que, en un galpón del saladero, a instancias del carpintero francés Carlos Trousseville, se formó la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, en el año 1879.

Lo primero que pensaron sus miembros fue en contar con un edificio que hacia 1888 se comenzó a construir en un predio frente a la plaza principal de la villa. De esta manera, se ofreció al nutrido grupo de inmigrantes de todas aquellas naciones que no fueran italianos ni españoles, un lugar para realizar sus actividades sociales.

El terreno para el edificio se adquirió en 1884, cuando la Sociedad contaba con casi 500 socios. Se consultaron dos o tres técnicos en la zona y se aceptó la propuesta del Arquitecto L. Bottani de Gualeguaychú, con cuyos planos se adelantó en la obra.

La comisión directiva, reunía a conspicuos ciudadanos que se preocupaban por la marcha de la sociedad y entendían a cada instante en el mejoramiento de las condiciones de vida de sus socios. Si alguno de ellos acusaba un mal comportamiento o "dejaba que desear" en cuanto a su actividad en la comunidad, era llamado al seno de la Comisión para recordarle sus sagradas obligaciones para con la sociedad...

El edificio fue sede años más tarde de la Sociedad Juventud Unida que realizaba allí concurridos bailes, fervorosa demostración social hasta pasada la década de los `60, donde eran afamados los bailes de carnaval con "asaltos" de piratas disfrazados.

El edificio fue utilizado desde su fundación por CV 153 Radio Rincón, donde poseía sus oficinas, transmisiones y fonoplatea.

Hacia 1985, por idea del Intendente Dr. Mario Carminatti, el edificio fue adquirido por el municipio para restaurarlo y recuperarlo para el acervo histórico y cultural de la ciudad. En 1987, decidida ya la instalación allí de una muestra retrospectiva del famoso artista fraybentino don Luis Solari, se le dio la definitiva utilidad a este hermoso edificio que conserva sus líneas originales.

-Información basada en el libro "Historiografía de la Ciudad de Fray Bentos"-



EL MUSEO DE LA REVOLUCION INDUSTRIAL


El denominado MUSEO DE LA REVOLUCION INDUSTRIAL, es una actividad que desarrolla la Intendencia Municipal de Río Negro en el de rescate, preservación y aprovechamiento del patrimonio histórico – cultural emanado de la historia del “Saladero LIEBIG” (1863-1924) y del Frigorífico ANGLO DEL URUGUAY (1924-1971) .

Desde el año 1988 se comienza la tarea de reciclaje y reconversión mediante la aplicación del proyecto de un Circuito Histórico Cultural y del Parque Industrial Municipal. El mismo año, atendiendo al inicio del tratamiento del tema “Patrimonio Industrial” por la Intendencia de Río Negro, la Embajada de Gran Bretaña y el Ministerio de Turismo del Uruguay, propician la visita de la técnica inglesa Dra. Sue Millar del Ironbrigde Museum, que realiza un detallado informe del patrimonio remanente de industrias inglesas en el país, denominado “Industrial Heritage in Uruguay. Its potential for education and tourism.” Consecuentemente, la Dra. Millar otorgó un puntual asesoramiento para la tarea iniciada en Fray Bentos, lo que dio lugar a la conformación de un PROYECTO presentado por el Director de Turismo de la Intendencia, Sr. René Boretto Ovalle, quien hasta la fecha es el Director del Museo.

El Proyecto del Museo ha sido presentado al Comité Internacional de Museos de UNESCO, con sede en París, así como también a entidades museográficas e instituciones en Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania y España.

La principal tarea del Museo como institución, ha sido la recuperación de materiales, herramientas, utensilios, documentos, etc. encontrados en estas dependencias, abriendo perspectivas de estudios a investigadores locales, nacionales e internacionales. Otra de las actividades, ha sido la de liderar los estudios e investigaciones sobre patrimonio industrial aún residente en la región del Bajo Río Uruguay, fomentando el acercamiento de técnicos en esta materia y alentando el uso de este tipo de patrimonio histórico con finalidad de atractivo turístico binacional integrado.

En cuanto al aprovechamiento turístico del entorno ex – fabril administrado por la comuna de Río negro, debe resaltarse la creación de un CIRCUITO HISTORICO – CULTURAL que se desarrolla ininterrumpidamente desde el año 1990, con dos visitas guiadas mínimas al día. Esta actividad convoca la visita de unas 7.500 personas anualmente. Existe un marcado interés de turistas extranjeros, en especial europeos (para quienes se puede realizar el tour totalmente en inglés) y se cuenta con información adecuada en las principales guías turísticas de ese continente para viajeros a la región del Rio de la Plata.

En cuanto a las investigaciones desarrolladas, se han presentado resultados de estudios locales en eventos internacionales en Canadá, Inglaterra, Alemania, Francia, España, Portugal, Grecia, Argentina, Chile, México y Estados Unidos.

Se propicia la llegada y trabajo conjunto con especialistas en patrimonio industrial y se ha favorecido convenios para el abordaje del patrimonio documental existente. Destacamos la tarea realizada por el equipo de la Arq. María M. Lupano de la Facultad de Arquitectura,Diseño y Urbanismo de la U.B.A. (Argentina) y actualmente con la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial (DINOT) de Uruguay y la Comisión Nacional de Patrimonio Cultural de la República.

El último de los logros, ha sido la nueva Sala de Exposiciones del Museo, ocupando un edificio de 1872, donde se expone un verdadero “racconto” de la producción y de la tradición social, cultural e industrial creada durante mas de 120 años en este lugar, cuya trascendencia en el mundo a través de los productos aquí elaborados y manufacturados, le dio a FRAY BENTOS el renombre de “cocina del mundo”. Otro de los lugares que son verdaderos “museos in-situ” son la antigua oficina administrativa con muebles y utensilios presentados a la manera de una oficina de la década del ´30.

UN HOMENAJE AL HOMBRE Y A LA MUJER OBREROS. “Este es un museo social, esencialmente”, dice Rene Boretto Director del Museo, explicando que no ha sido la intención el recrear un museo industrial con todos los procesos que involucró a esa inmensa mole de casi 6 hectáreas de superficies techadas.

Se ha procurado establecer una presentación donde el público puede considerar la presencia del hombre, fundamentalmente, como elemento básico en la producción.

Otra cosa que deseamos enseñar con este Museo – continúa Boretto – es hacer comprender cómo a través de las fronteras y con más de diez mil kilómetros de distancia, se pudieron conectar dos continentes en épocas en las que, por sus guerras y conflictos, Europa pasaba por una muy dificil época. Fray Bentos, con sus chimeneas cual cañones disparando vida, llegó no solamente a los estómagos de los europeos, sino también caló muy hondo en lo social y en el hombre mismo.”

Un ciudadano británico que se encuentra residiendo en el Balneario Las Cañas, dijo a su madre que venía para Fray Bentos a trabajar y cuál no habrá sido su sorpresa cuando la señora le dijo: “Ojalá Fray Bentos te dé la misma felicidad que me dió a mi”. Extrañado, el hijo profundizó más en sus preguntas, sobre todo porque sabía que su madre nunca había estado en América. “Fray Bentos – dijo acongojada la señora – era la lata de corned beef con que corríamos hacia los túneles y bodegas bajo tierra cuando escuchábamos las sirenas con que nos avisaban que había ataque aéreo de los nazis. Si no teníamos tiempo de llegar, igualmente nos refugiábamos abajo de la cama pero siempre nos llevábamos la latita de Fray Bentospegada junto al pecho...”

Las investigaciones – continúa informándonos el Director del Museo – nos llevaron a encontrar documentos referidos a ambas guerras mundiales que asolaron territorio Europeo. Con sorpresa, encontramos que dos Universidades muy famosas, estudiando los coloquialismos de los muchachos de la Primera Guerra Mundial, pudieron definir que decir “Fribentos” en aquella época, era decir que estaba todo insuperable, que no podía estar mejor... Tal cual lo fue el “OK” impuesto por los norteamericanos en la Segunda Guerra.

También con sorpresa nos encontramos con que la tripulación de un tanque británico en la Gran Guerra, lo rebautizó con el nombre de “Fray Bentos” porque se sentían dentro del vehículo como carne enlatada. El tanque tuvo destacada actuación en Ypres (1917), donde fue destruído. Tal fue la fama del tanque, que otro tanque (el "Fray Bentos II") tuvo también valerosa intervención en la Batalla de Cambrai en noviembre de 1918 y fue capturado por los alemanes, siendo mostrado como botín de guerra al Kaiser Wilhelm II en Kreuznach.

Europa, sin dudas recibió un grandísimo aporte uruguayo y principalmente de Fray Bentos. La Liebig Company promocionaba en la London Illustrated News que con los caldos de carne aportados para los soldados británicos que pelearon contra los campesinos bóers en Sudáfrica se habían hecho más de cinco millones de tazas de sopa ! Más adelante, se dijo que se había enviado a las trincheras para los soldados en la Gran Guerra, la cantidad de cien millones de cubos de carne OXO, hechos con el extracto de carne de Fray Bentos.

La característica de calidad era tan apegada al nombre de FRAY BENTOS, que la empresa Liebig patentó ese nombre como marca y se continúa utilizando hoy día, ocupando una de las preferencias del público en carnes preparadas.

Referencia: Rene Boretto Ovalle

Museo de la Revolución Industrial

Tel. + 598 56 23690

Email: museoanglo@rionegro.gub.uy - Web: www.anglo.8m.com

Set de fotos; http://www.flickr.com/photos/fraybentos/sets/784358/


Mayor información en: http://blogs.montevideo.com.uy/maspatrimonio

22 jul. 2007

Fray Bentos, historia de la alimentación.

La CIUDAD DE FRAY BENTOS, si bien nace a mediados del siglo XIX (1859) forma parte de una rica historia de la industrialización de los recursos del ganado y del campo en el Río de la Plata, muy especialmente gracias a su ubicación geográfica, a orillas del Río Uruguay, una gran vena abierta al océano que permitió la salida de una gigantesca producción de la región binacional (Argentina y Uruguay) que se encuentra enclavada en este sitio.

No es fácil encontrar en la región del cono sur sudamericano, una zona tan nítidamente inserta en la historia de la producción y de la industrialización de los tradicionales recursos que desde fines del 1600 llamaron la atención a los europeos. Los millares de vacunos, criados en campos feraces, encontraron en este plácido paisaje sin montañas y abundantemente regado por agua natural de ríos y arroyos, un sitio espectacular para crecer. De hecho, los jesuitas, radicados especialmente en la región del Paraguay, prontamente vieron la comodidad de utilizar como una enorme "estancia" estos campos que tenían límites naturales nítidamente definidos: el río Uruguay y el Río de la Plata.

FRAY BENTOS, nace justamente por su estratégica posición geográfica, a menos de cien kilómetros desde la desembocadura del río Uruguay en el Plata, con una amplitud y un ancho natural de más de diez kilómetros, lo que a los descubridores europeos (Serrano,1536) les confundió con un ancho canal que podía ser (se pensaba) la unión entre los océanos Atlántico y Pacífico.

Las bondades y circunstancias geográficas fueron las que causaron un ámbito de prolíficas posibilidades de comercio y radicación de industrias, sobre todo aquellas relacionadas a la explotación de los recursos naturales (islas, maderas, ganado, etc.) con un verdadero hilo conductor marcado por la naturaleza (el Río Uruguay), sembrado de puertos profundos naturales y ensenadas abrigadas por altas barrancas, verdaderas invitaciones para el recalado de las embarcaciones.

Decíamos que no es fácil encontrar en tan poco espacio geográfico tantas cosas que permitan reconocer las características del poblamiento humano en relación directa con la naturaleza, aprovechando los recursos específicamente relacionadas con ella. Así, el río con sus montes ribereños, sus islas, sus puertos profundos, poco menos que "obligó" a la gente a radicarse, sembrando ciudades y usando los amplios y espaciosos campos productivos con estancias, muchas de ellas que aún perduran con sus mágicos hálitos de los dos siglos anteriores.

El mismo río, no obstante su dinámica, no ha perdido algunos de sus espacios salvajemente naturales, como los enormes montes de árboles autóctonos, donde los curupay, sarandíes, algarrobos, talas, ombúes, sauces, etc. crean remansos de naturaleza reteniendo especies de animales que los presentan como verdaderos ejemplos de la biodiversidad de una zona del mundo muy particular.

La acción del hombre europeo a través de muy poco tiempo (apenas tres siglos) le ha dado caracteres peculiares a esta zona también, porque su crecimiento y auge se notó en una época que por circunstancias sociales, culturales y políticas, Europa propició una emigración masiva, encontrando esos inmigrantes, lugares especiales para encontrar y adueñarse de una parte de la "América soñada".

El denominado "bajo Río Uruguay", a través de menos de quinientos kilómetros, retiene en el entretejido socio-cultural de dos países unidos más que separados por el río, numerosos ejemplos, muy especialmente relacionados con la industrialización de la carne y el aprovechamiento y utilización del recurso fluvial para el transporte. De hecho, las embarcaciones, sin ningún tipo de inconvenientes, surcaron las aguas de este anchuroso río americano y conectaron a la región del Río de la Plata con el mundo, en momentos dificiles en el crecimiento y desarrollo del Viejo Mundo.

Fray Bentos y su zona inmediatamente contigua, guarda casi todos los ejemplos de estos usos comerciales, industriales y sociales de la geografía local. Y no solamente eso: el nombre de FRAY BENTOS, en las etiquetas de los productos cárnicos enviados hacia Europa, se injertó en su sociedad con una fuerza inaudita que hasta hoy día, 130 años después, ha resultado difícil de desdibujarse en la historia contemporánea de varios países allende el océano Atlántico.

Con un "centro" ubicado en la pequeña ciudad de Fray Bentos (24.000 hab.) bastan doscientos kilómetros para tener a disposición todos los ejemplos posibles. Menos de tres horas "de auto" permiten a un turista interesado, adueñarse con facilidad de carreteras uruguayas confortables y seguras y llegar a estancias o sitios rurales; ruinas de viejos saladeros; gigantescos arenales dejados hace 12.000 años por el retiro del Mar Querandinense; deliciosos e interminables palmares; costas abruptas que permiten mirar el río Negro como si fuera en vuelo de ave; montes vírgenes donde se pierde la vista como si se observara un oscuro mar verde; ciudades crecidas al influjo del transporte fluvial o de los ferrocarriles y la vigencia increíble de grupos humanos que retienen con hidalguía los recuerdos y experiencias culturales de los pueblos que hace más de cien años dejaron en la vieja Europa...

Un cúmulo de visiones de la geografía y del ser humano apropiándose de ella, han pergeñado un espacio de la historia uruguaya y en un verdadero "collage", pintoresco, de mezclas arbitrarias de hombres, campo y ríos, aturdidos por una composición heterogénea, se presentan como un real ejemplo de cómo el hombre puede apropiarse de la naturaleza, adueñarse y explotar los recursos y dejar como remanente sociedades enteras que envuelven mágicamente a inmigrantes de más de sesenta nacionalidades del mundo!...

Un poco de cada una de las cosas que la historia ha ido creando en estos 500 kilómetros del "bajo Río Uruguay" puede encontrarse en un radio de apenas 10 kilómetros a la redonda de Fray Bentos. Como si fuese poco, a unos escasos nueve kilómetros de la propia ciudad se encuentra el Puente Internacional "Libertador General José de San Martín" que desde 1976 une a Uruguay con Argentina.

EL BARRIO HISTORICO DEL ANGLO. Contiguo a la ciudad, donde la genialidad del ingeniero alemán Georg Giebert convirtió desde 1863 en realidad los sueños del científico-filántropo Justus von Liebig, se desarrollaron situaciones que no obstante la relativa poca antiguedad, no cabe ninguna duda que han aportado a una fama internacional de Fray Bentos. No solamente que por ser de 1887 este barrio (o "ranchada") fue la primera "company town" en el Uruguay, sino que poco después, en 1887, fue el sitio donde se encendió la primera lamparilla eléctrica en el Río de la Plata. De más está decir que ese puerto fue el principal ingreso de la tecnología mundial para la industria de la alimentación, además de haber sido el lugar por donde ingresaron primordialmente a la región, elementos que cambiaron estructuras sociales, culturales, económicas e industriales en toda la región. (No en vano, nos hemos atrevido a asignarle a nuestro museo el nombre de "Museo de la Revolución Industrial").

El Barrio es un verdadero centro histórico con reminiscencias alemanas de su primera época y con fuerte injerencia británica después, marcándose en sus edificios, en sus instituciones deportivas y en la vida alrededor del frigorífico, como uno de los más patentes ejemplos de la explotación agroindustrial organizada del Río de la Plata.

Edificaciones, herramientas, maquinarias, libros, documentos, planos y mapas, se convierten (como lo afirmó la Dra. Sue Millar del Ironbrigde Institute de Birmingham, Inglaterra) en "una de las mejor conservadas herencias industriales inglesas de fines del siglo XIX y primera mitad del siglo XX, presentando elementos de unión entre la educación informal ofrecida por colegios y universidades".

CONOZCA FRAY BENTOS Y SU ZONA. Más abajo, señalamos direcciones web donde pueda usted hallar informción accesoria sobre este tema. Si no encontrara allí lo que busca, ponemos a disposición nuestro mail como coordinador de este blog (rboretto@gmail.com).

Se inserta, evidentemente, el sitio web oficial de la Intendencia Municipal de Rio Negro (gobierno municipal).

Si requiere mayor información en OTRO IDIOMA, simplemente nos lo hace saber. Pequeños resúmenes en inglés, francés, portugués, alemán e italiano, se encuentran en el sitio http://www.anglo.8m.com .